trabajar fuera de casa

8 razones para trabajar fuera de casa

¿No estás aburrido de trabajar en casa y no saber donde empieza el trabajo y donde acabe tu hogar? ¿Tienes dudas sobre dónde es mejor desarrollar tu actividad empresarial? A continuación te mostramos una serie de razones para elegir trabajar fuera de casa que aclararán todas tus cuestiones.

 

¿Cómo trabajar fuera de casa?

 

Recopilamos ocho razones que pueden hacerte cambiar de opinión. Sabemos que, como en casa, en ningún sitio. Pero también te recomendamos volar del nido, despegarte de esa ventana con las mismas vistas de siempre y dar un paso al frente. ¡A trabajar fuera de casa se ha dicho!

1-. Tu casa se convertirá de nuevo en tu hogar

 

Cuando trabajas en casa es muy típico que llegue un momento en el que tu hogar ya no es tu lugar de respiro. Al trabajar y vivir en el mismo sitio, ya no disfrutas de tu rincón de descanso.

Es por eso que trabajar fuera de casa te ayuda a volver a recuperar el lugar donde puedes descansar, relajarte y olvidarte de tu actividad laboral. Así podrás ser más productivo cuando vuelvas a la rutina.

 

2-. Descubrirás nuevos lugares de trabajo

 

Al salir, tendrás que buscar un sitio donde poder hacer el trabajo que hacías. Decídete por cafeterías, bibliotecas, coworkings, etc. Al no estar atado a una misma oficina, tienes la libertad de cada día trabajar en diferentes lugares que ayudan a dinamizar el trabajo.

Lugares como las cafeterías, son un lugar perfecto para trabajar de una manera relajada e informal mientras te tomas un café o almuerzas. Es ideal para esas personas que les encanta estar rodeado de gente y odian los lugares cerrados y monótonos como son las oficinas.

Otra buena alternativa son los coworkings, como es ULab, un lugar de trabajo donde puedes elegir entre oficinas privadas o un lugar que compartes zona con más trabajadores. Te ayudará a trabajar eficientemente. Pero, lo más importante, podrás reunirte como Dios manda con tus clientes, de una manera profesional.

 

3-. Trabajarás cada día en un ambiente diferente

 

Como hemos citado anteriormente, al no trabajar en casa y no tener un lugar fijo, podrás trabajar en diferentes lugares. Esto provocará que cada día tengas un ambiente diferente y se hará ameno. ¡Incluso descubrirás lugares escondidos por tu ciudad ideales para este caso!

Cada día sucederá o verás algo nuevo que te hará disfrutar un poco más de tu rutina. ¡Tendrás ganas de empezar cada día con tu faena y di adiós a la rutina!

 

4-. Serás más productivo

 

Al no estar encerrado en tu casa, evitarás las típicas distracciones: no tendrás el impulso de querer limpiar como un loco tu cuarto; la lavadora puede esperar a que tu llegues de trabajar; tu gato no te molestará mientras escribes un informe; la televisión no se encenderá sola; o, de repente, no te entrará las ganas irremediables de comerte todo lo que tienes en la nevera.

Al salir de tu lugar de descanso y de ocio, evitarás las distracciones. Eso te ayudará a centrarte en lo que estás haciendo y evitarás dejar toda la faena retrasada.

 

5-. Estarás lleno de creatividad e inspiración

 

Al salir a la calle y estar en contacto con el mundo, prestas atención a lo que te rodea y estás al tanto de las tendencias y lo que se cuece en el momento. Es una gran oportunidad para cargar las pilas día a día de creatividad y, sobre todo, de inspiración.

 

6-. Romperás con la rutina

 

Como no tienes un sitio fijo en el que trabajar, te nutres de lo que pasa cada día en la calle y cambias de ambiente cada día, será más dinámico y no parecerá tan rutinario tu trabajo. Porque no es lo mismo el constante cambio que estar encerrado en un mismo sitio día sí, día también.

Todo esto conlleva que al no tener la sensación de ser una rutina, reducirá el estrés que normalmente provoca. Pues no tienes que preocuparte de llegar tarde a la oficina o de realizar largos desplazamientos todos los días.

 

trabajar fuera de casa

7-. Tendrás más relaciones laborales

 

Tendrás la oportunidad de conocer a gente que esté en tu misma situación, compartiréis, a parte de espacio de trabajo, conocimientos. E, incluso, se puede convertir en un cliente potencial.

En los lugares como los coworkings, tienes la ocasión de integrarte en un grupo de personas con las que compartas espacio y, así, tener un buen ambiente de trabajo. Provocará una mayor productividad en tus tareas y una mejor calidad de vida en tu actividad laboral.

 

8-. Horario fijo

 

La última razón, pero no menos importante, es la de tener un horario establecido. El horario te lo pones tú, pero, si sales de casa, estás obligándote a cumplirlo. Gracias a que cumples con esas horas de trabajo, tendrás todo el fin de semana para descansar y olvidarte del trabajo por unos días.

Al tener un horario predeterminado, tu rendimiento aumentará, te organizarás mejor y, sobre todo, sin despistes.

En medio día trabajado harás lo que normalmente harías en un día entero en tu casa y tendrás mucho más tiempo libre para hacer lo que quieras.

 

pexels-photo-214335

 

Definitivamente, la decisión más adecuada para poder sacarle más partido a ti mismo es no quedándote en casa trabajando, sino salir de ella y vivir la experiencia.

Vivir la experiencia de conocer lugares nuevos, de darte el lujo cada día de trabajar en un ambiente diferente (que no todo el mundo goza de ese privilegio), de conocer a gente nueva y…¡de disfrutar de todo el fin de semana sin preocupaciones laborales!

¿Qué más se puede pedir saliendo a trabajar fuera de casa?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres formar parte de nuestra comunidad?